jueves, 13 de septiembre de 2012

Capítulo 1: Una cena (8)

–Pero seguro que hay métodos para hacerlo –insistió Witchmapell–, o me vais a decir que vosotros, los genios frikis de la administración de la Unión no sois capaces de ello.
–No sin problemas –explicó José– pues la única forma de intervenir en una inteligencia artificial, que no es propia... y en muchas que sí lo son, es mediante programas víricos. Lo malo es que ellas tienden a defenderse.
–Seguro que podéis evitar esa defensa.
–Sí –reconoció el español– pero ese no es el problema. Para evitar que se purgen recuperando copias hay que impedirles las comunicaciones. Por eso cuando llegue el momento, una serie de programas piratas, que hemos construido, harán que se evacuen y cierren todas las subestaciones. El método será avisar de sobrecarga eléctrica (con peligro de incendio por cortocircuito) y del desvío, con éxito, de todo el tráfico de datos a otra subestación.
»La red tiene un fallo. Envía mensajes de evacuación y emergencia a los operadores, en caso de riesgo de destrucción, y luego redirecciona el tráfico. En ello tarda unos cinco a treinta segundos, dependiendo del tráfico de datos. Con una generación ficticia de mensajes (Que lo haremos por medio de los mensajes piratas) esperamos subir ese tiempo hasta un minuto.
Publicar un comentario